Producción flexible

DELMIA proporciona las ventajas de la fabricación flexible

Hoy en día, en los mercados globales altamente competitivos, los fabricantes están sometidos a una presión constante para reducir los plazos de producción y acelerar la puesta en marcha de nuevos productos. ¿Cuenta su organización con la flexibilidad operativa para responder a estas presiones de forma oportuna? ¿Dispone de una solución moderna de gestión de las operaciones de fabricación o de un sistema manual obsoleto?

Para los fabricantes, crear un sistema de producción flexible puede ser una tarea abrumadora. Exige integrar todas las complejidades de la producción, desde la planificación hasta la ejecución o la coordinación de las cadenas de suministros y los partners, en toda la empresa. Es necesario, no solo saber qué está pasando con las operaciones, sino tener la capacidad para hacer ajustes eficaces sobre la marcha. Requiere aprovechar todos los datos disponibles, incluido el IoT.

DELMIA proporciona las ventajas de la fabricación flexible

 

La solución Producción flexible de DELMIA está diseñada para hacer frente a estos desafíos en distintos sectores, y permite a su organización conseguir una ejecución de la producción casi perfecta, incluso cuando se producen cambios en la planificación y los recursos o ante la inestable demanda de los clientes. La solución se basa en nuestro completo MES Enterprise, o tecnología de gestión de las operaciones de fabricación (MOM), que proporciona la visibilidad y el control necesarios para gestionar y mejorar de forma continua los productos y procesos en un entorno de fabricación global.

La solución Fabricación flexible de DELMIA permite implementar un ciclo acelerado de "planificación, acción, comprobación y actuación" que sincroniza todos los elementos de las actividades de producción, en cualquier momento y lugar. Puede sincronizar las actividades de gestión de los materiales, la producción, el mantenimiento y la calidad siempre que sea necesario, y conseguir así un auténtico sistema de producción flexible. Entre las funciones principales se incluyen: recopilación de datos de sensores del Internet de las cosas (IoT) para la activación de eventos y el acceso en tiempo real; secuenciación y despacho de la producción; seguimiento de la genealogía y la trazabilidad; gestión de la producción en tiempo real; control total de la calidad y software para el control de procesos estadísticos; estado de la maquinaria y del equipamiento basado en IoT; gestión del almacén y el material (Kanban incluido); así como mantenimiento preventivo y reactivo para las operaciones de varios sitios.

Gracias al enfoque empresarial completo de DELMIA en relación con la fabricación flexible, su organización podrá satisfacer las necesidades de un mercado global fluido y en constante cambio, sin sacrificar la calidad, la eficiencia ni la rentabilidad.

La solución Producción flexible de DELMIA incluye numerosas ventajas, como:

  • Una plataforma global flexible para la fabricación, compatible con numerosos modelos de fabricación, en cualquier zona geográfica y con diferentes niveles de automatización de la fabricación
  • Control y visibilidad en tiempo real de las operaciones de los proveedores y subcontratistas
  • Solución de problemas colaborativa en toda la organización para la resolución rápida de problemas
  • Comunicación bidireccional entre los departamentos de diseño e ingeniería
  • Mejora de la eficiencia en la fabricación y de la capacidad de respuesta a los cambios del mercado
  • Operaciones ágiles para reducir los riesgos, los costes y mejorar la satisfacción de los clientes
  • Mayor utilización y mejor rendimiento de los activos, con un coste y niveles de inventario menores
  • Optimización del rendimiento de la entrega puntual y según las especificaciones de pedidos complejos de los clientes basada en información precisa y actualizada
  • Procesos de colaboración para sincronizar todos los recursos, incluidos los de producción, calidad y mantenimiento, así como los plazos y la mano de obra, en respuesta a los eventos de producción y los cambios de la demanda
  • Capacidad para gestionar la calidad a escala global mediante estándares corporativos coherentes, el control de los procesos y herramientas científicas (como el software para el control de procesos estadísticos) implementados en todas las ubicaciones de la cadena de valor
  • Genealogía y trazabilidad completas de las cinco "M": mano de obra, maquinaria, material, metodología y medición