Serie de líderes a nivel global

Conversación con Marcus Bryson, Director Ejecutivo de Sistemas Aeroespaciales y Terrestres de GKN

Desde 1993, GKN Aerospace ha venido adquiriendo empresas con experiencia en fabricación de alta precisión, aeroestructuras y tecnologías de materiales para convertirse en uno de los proveedores más capaces del mundo para fabricantes de equipos originales (OEM). Gran parte del crecimiento de GKN se ha producido bajo el liderazgo del Director Ejecutivo Marcus Bryson. En enero se convertirá en Presidente de ADS Group, la principal empresa relacionada con los sectores espacial, aeroespacial, de defensa y de seguridad del Reino Unido, cargo que asumirá junto con el de Copresidente de Aerospace Growth Partnership de Reino Unido, una alianza de importancia estratégica. En la siguiente entrevista con Tony Velocci, anterior Redactor Jefe de la revista Aviation Week & Space Technology, Bryson analiza el futuro de GKN, lo que implica el liderazgo y su percepción del sector de la defensa en el Reino Unido.

Extracto

El sector aeroespacial es tan competitivo como cualquier otro sector industrial, en especial en los mercados donde trabaja GKN. ¿Qué aspectos de la cultura empresarial de GKN les distinguen del resto de las empresas del sector?

GKN tuvo unos inicios muy humildes y siempre hemos logrado mantener lo que yo denomino un “ADN de pequeña empresa”. Tenemos una estructura bastante optimizada y somos ágiles, con lo que podemos tomar decisiones rápidamente. A medida que crecemos, es muy importante seguir manteniendo esta cultura.

El otro rasgo característico de GKN es que un porcentaje muy importante de nuestros ingresos se invierte en el desarrollo de tecnologías, que es un campo floreciente. Siempre hemos tenido un trasfondo de ingeniería bastante bueno. Nuestros clientes miran cada vez con mayor interés la tecnología que producimos como diferenciador clave.

 

El ambiente del negocio aeroespacial es mucho más complicado hoy en día, puesto que los clientes exigen mayores niveles de rendimiento de todos sus proveedores. ¿Cómo cree que GKN se está adaptando a este entorno más difícil y cuál diría que es la mejor prueba de que la empresa está triunfando?

Hace poco más de diez años, los clientes consideraban que el rendimiento de los proveedores cumplía las expectativas tanto si entregaban el producto el 1 de agosto como si lo hacían el 31 de agosto. Sea como fuere, se consideraba satisfactorio. Hemos sobrepasado con creces ese punto. No es exactamente igual que en el sector de la automoción, donde los proveedores tienen un plazo de cuatro horas en una fecha concreta para entregar su producto. Por lo tanto, el sector aeroespacial ha cambiado en esencia. En el Reino Unido, la mentalidad del sector aeroespacial era la de un taller. GKN se ha adaptado bien al nuevo entorno y su compromiso es ser un fabricante excepcional.

¿Qué proporción de su gasto en tecnología se destina a actividades aplicadas de I+D con un riesgo relativamente bajo y qué proporción de su inversión se asigna a tecnologías disruptivas?

Damos mucha importancia a ambas. En cuanto a la tecnología aplicada, estamos analizando cómo podemos fabricar productos de manera mucho más rentable. En cuanto a las tecnologías disruptivas, estamos invirtiendo significativamente en los materiales compuestos, que están adquiriendo una importancia cada vez mayor en la aviación comercial. Durante años, el avance fue lento, pero eso está cambiando rápidamente. La siguiente iteración importante se producirá con la próxima generación de aviones de un pasillo.

Nadie sabe a ciencia cierta cuál será el calendario, pero el resultado será un avión con materiales compuestos. No obstante, antes de que eso suceda, tendrán que producirse ciertos avances tecnológicos disruptivos en lo que concierne a la fabricación y aplicación de materiales compuestos. En la actualidad, son demasiado caros y tardan demasiado en fabricarse. Los fabricantes de armazones tendrán tasas de construcción de 50 al mes y ese ritmo de producción no se puede mantener con materiales compuestos de la manera en que se fabrican actualmente. Se requiere demasiado capital y se consume demasiada energía. Tendremos que acometer la fabricación de materiales compuestos de un modo totalmente inédito.

Recientemente iniciamos un proyecto en el Reino Unido con el objetivo de fabricar un ala con materiales compuestos que sea más barata que un ala de metal. ¿La diferencia será radical? Puedo afirmar que [...]

El sector seguirá evolucionando y cuanto más rápido se adapten las empresas a los cambios, tanto mejores serán sus probabilidades de éxito. Las empresas que sean lentas a la hora de cambiar e innovar no sobrevivirán.

Marcus Bryson Director Ejecutivo de Sistemas Aeroespaciales y Terrestres de GKN