El futuro de los coches conectados

 

Los Supersónicos los tenían en los 60. Eran la piedra angular de "El coche fantástico" en los 80: coches que se conducen solos. En las películas de Hollywood, es algo tan habitual que ni siquiera le damos importancia. ¿Y si pudiera comprar uno hoy mismo?

Sebastian Thrun Laboratorio de inteligencia artificial de Stanford

El viaje por carretera cambiará drásticamente con la introducción de los coches sin conductor, como también lo hará la forma de aprender a conducir.
Los líderes del sector de la automoción y expertos en tecnología nos lo cuentan.

¿Es posible conseguir cero muertes en las carreteras?

Los coches que pueden pensar por sí mismos presentan claras ventajas con respecto a los conductores de carne y hueso: no se emborrachan ni se duermen, no tienen problemas en los que pensar y no se distraen con teléfonos móviles o niños peleándose en el asiento de atrás. Al eliminar al conductor de la ecuación, también se descartará una gran proporción de los accidentes. Al menos, ese es el objetivo de los fabricantes de coches que están desarrollando la nueva generación de vehículos inteligentes. Se espera que estos automóviles consigan ofrecer lo que parecía una quimera: "cero accidentes, cero muertes y cero emisiones".

Nada menos que 1,24 millones de personas mueren cada año en todo el mundo debido a accidentes de tráfico y otros 50 millones sufren lesiones (cifras de la OMS, 2013). Los errores humanos causan más del 90 % de estas colisiones. Los coches sin conductor, que son capaces de detectar otros vehículos en la carretera, así como todo tipo de obstáculos y marcas de carril, ya han demostrado ser mucho más seguros que los coches conducidos por humanos. En pruebas realizadas con la flota de vehículos Prius autónomos de Google en Silicon Valley (California), los únicos accidentes producidos fueron consecuencia de errores humanos.

Pero empecemos por el principio. ¿Cómo funcionan los coches sin conductor? ¿Cómo se diseñan este tipo de innovaciones? ¿En qué medida es seguro poner su vida en manos de un vehículo autónomo que toma todas las decisiones por usted?

Los coches sin conductor utilizan una combinación de GPS, cámaras, escáneres complejos y sensores para detectar vehículos, señales de tráfico, bordillos, peatones y otros obstáculos. "Un sistema informático central analiza los datos para controlar la aceleración, la dirección y la frenada", explica Olivier Sappin, Vicepresidente de Transporte Y Movilidad de Dassault Systèmes, la empresa de software cuyas soluciones sectoriales y plataforma 3DEXPERIENCE utilizan los fabricantes de vehículos para diseñar, producir y mantener coches sin conductor.

El software puede simular diferentes situaciones con objeto de garantizar la seguridad en carretera. A continuación, los resultados se pueden incorporar al proceso de diseño y producción.

Además de detectar el entorno mediante sistemas de escaneado ultrasofisticados, los coches del futuro podrán comunicarse entre sí, lo que permitirá aprovechar al máximo las carreteras. Los vehículos conectados contarán con advertencias de seguridad que avisarán a los conductores de condiciones potencialmente peligrosas, como las colisiones inminentes, el hielo en la carretera y las curvas peligrosas.

Los expertos afirman que disfrutar de esta tecnología ya es posible, pero que existen obstáculos legales y prácticos, como la responsabilidad en caso de accidente, la planificación urbana y la seguridad de los sistemas informáticos de los coches. Una vez resueltas estas cuestiones y cuando los fabricantes de automóviles hayan empleado herramientas sofisticadas de software para eliminar todos los posibles problemas, no pasará mucho tiempo hasta que la seguridad de las carreteras sea muy superior.

¿Entonces cómo se parecerá el coche del futuro?

La emoción
de la carretera

Los coches automatizados ofrecen a los pasajeros una gran sensación de libertad. Libertad para relajarse y disfrutar de la carretera sin la responsabilidad de conducir.

Olivier Sappin Dassault Systèmes

Los coches siempre han estado asociados a la libertad; ¿se perderá la emoción de la conducción al viajar en coches autónomos?

La respuesta es no, según Olivier Sappin, de Dassault Systèmes, que está colaborando con fabricantes de automóviles para desarrollar los coches del futuro. "Las personas que han probado los prototipos de coches sin conductor afirman que se acostumbran rápidamente a la experiencia de no tener que prestar atención a la carretera. Además, se sienten seguras. Lo suficientemente seguras como para usar sus teléfonos móviles o tabletas, hablar con otros pasajeros, relajarse o trabajar".

Otros expertos del sector también están de acuerdo: "Algunas personas lo único que quieren es trasladarse hasta la oficina. Para estas personas, dado que las ciudades se hacen cada vez más grandes y el tráfico empeora, los coches sin conductor ofrecen una gran libertad", afirma Pim van der Jagt, del centro de investigación de Ford.

Los conductores que disfrutan de la experiencia de conducción pueden seguir desplazándose de la forma tradicional. "Algunos clientes no quieren soltar el volante", dice un portavoz de Audi. "Valoran el prestigio, el confort y el atractivo deportivo de los automóviles".

No obstante, es posible que esta actitud desaparezca como lo hizo el carro de caballos. La alternativa resultará demasiado atractiva, práctica y segura.

Beneficios conectados

El impacto de los coches conectados en la economía del Reino Unido

El impacto de los coches conectados en la economía del Reino Unido

Según la Sociedad de fabricantes y comerciantes de automóviles (SMMT), países como Estados Unidos y el Reino Unido son líderes en lo que respecta a pruebas en carretera de vehículos conectados. Además, prevé que para 2030 los coches conectados supondrán un volumen de 50.000 millones de libras esterlinas tan solo en la economía británica.

Copyrights
Estos vídeos/artículos/infografías han sido creados
por CNBC Creative Solutions en colaboración con Dassault Systèmes.