El futuro de las finanzas

 

Las empresas fintech no son solo un negocio. Su misión es conseguir que las finanzas sean mucho más transparentes. En tecnología, es posible cambiar el mundo muy rápidamente.

Anil Stocker Consejero delegado y cofundador

La tecnología está transformando el sector financiero.
Los líderes del sector nos cuentan por qué la innovación disruptiva puede provenir de las nuevas start-ups tanto como de los grandes actores,
y por qué fintech es un término que vamos a escuchar a menudo a partir de ahora.

Finanzas como nunca las había visto

Se está produciendo una revolución tecnológica en los servicios financieros. Siguiendo el ejemplo de sectores como el de las ciencias de la vida o la aviación, que han utilizado la tecnología para industrializar los procesos, reducir costes y cumplir los requisitos normativos, este sector está adoptando la tecnología financiera, más conocida como «fintech». Las start-ups tecnológicas están haciendo frente a los restos que se ciernen sobre el sector: la innovación, los cambios en las exigencias de los clientes y una presión normativa cada vez mayor. El resultado: agentes ya establecidos y otros recién llegados están peleándose para competir con estas start-ups e incluso para adquirirlas. Igual que iTunes revolucionó el negocio de la música, la tecnología digital está revolucionando el sector de los servicios financieros.

«Para desarrollar estas nuevas plataformas fintech digitales, el software tiene que desarrollarse a una velocidad de vértigo», explica Guillaume Dufour, vicepresidente de Servicios financieros y a empresas en Dassault Systèmes, la empresa 3DEXPERIENCE. «Desde la crisis financiera internacional de 2008, el sector de servicios financieros ha tenido que ratificar el carácter positivo de su actividad para la sociedad y la economía. Actualmente, la industria está utilizando nuevas tecnologías para redefinir las operaciones internas y las experiencias de los clientes.»

La innovación disruptiva se está produciendo tanto en el ámbito del business-to-business (B2B) como en los aspectos de cara al cliente (B2C) de los servicios financieros. En el mundo B2B han surgido nuevas empresas que ofrecen servicios como gestión y análisis de datos mucho más ágiles y económicos de lo que pueden permitirse las instituciones. Organizaciones como BNP Paribas Security Services están digitalizando los procesos con el objetivo de conseguir un ahorro de costes, transparencia y una mejor experiencia para los clientes. Este es un planteamiento que Dassault Systèmes ve con buenos ojos. La empresa cuenta con un programa de aceleración, el 3D fintech Challenge, orientado a agilizar la innovación en los servicios financieros, para que las start-ups puedan afrontar los retos del mundo real.

En el lado del B2C, la tecnología disruptiva está fomentando la aparición del «dinero vía móvil», una modalidad que tiene el potencial de cambiar la economía. En el África subsahariana, donde la banca tradicional ha padecido los problemas derivados de las infraestructuras (y un 55 % de los prestatarios solo utiliza fuentes de crédito informales), la banca móvil ha crecido hasta acaparar una cuota del 16 % del mercado. También ha impulsado una explosión sin precedentes de nuevas formas de pago.

Un ejemplo es el servicio de transferencia de dinero vía móvil M-Pesa, que se inició en Kenia. Los usuarios cargan fondos en sus cuentas digitales, abonando dinero efectivo a los agentes M-Pesa, y enviándolo después a los destinatarios a través de SMS. En 2014, solo en Kenia se realizaron operaciones por un valor de 11 000 millones de dólares. Este servicio se ha reproducido en lugares tan remotos entre sí como la India o Rumanía.

Pero no son solo los países en desarrollo los que utilizan las nuevas tecnologías. También las están utilizando empresas occidentales como Facebook Pay, por ejemplo. Empresas provenientes del espacio fintech, como Venmo y Circle, ya están operando los denominados «monederos digitales». Estos monederos virtuales permiten almacenar, transferir y utilizar dinero en línea.

La mecánica de las finanzas se transforma a la velocidad de la luz.

El nuevo orden financiero

Transparencia para los inversores

Con unos mínimos récord en los tipos de interés está surgiendo una nueva especie de inversores. Lo que quieren los inversores, ya sea desde el salón de su casa o desde una institución financiera, es saber dónde está su dinero y cuánto les está rentando. Esta demanda de transparencia seguirá aumentando en el futuro. En la era digital, las transacciones financieras se han vuelto sencillas, directas y rápidas, y se pueden realizar desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Otro factor crucial es que los inversores pueden optar a unos puntos de acceso más bajos. El servicio de inversión en línea de bajo coste Nutmeg es una de las empresas que espera facilitar las inversiones y, con unos gráficos modernos e interactivos para los perfiles de riesgo del cliente, aspiran también a ser divertidas. El consejero delegado Nick Hungerford afirma: «Tenemos la ocasión, con la nueva tecnología, de democratizar los servicios financieros para que algo que hasta hace poco solo estaba al alcance de los ricos ahora esté al alcance de todo».

Es un momento emocionante para la fintech y la velocidad de comercialización es uno de los factores diferenciadores. Dufour, de Dassault Systèmes, afirma: «La innovación no consiste solo en tener buenas ideas, sino en destacar en su ejecución para que las mejores ideas se conviertan rápidamente en soluciones centradas en los clientes».

Hay divisas digitales, como bitcoin, que podrían transformar la mecánica de los movimientos financieros mediante una reducción de los costes de las transferencias. También pueden ser un factor importante en la reducción del blanqueo de dinero. La desventaja es que, por ahora, no hay ninguna autoridad que garantice el valor de las bitcoin. «El mejor tipo de pago es el que no se ve. Este es el futuro del uso del dinero», afirma John Lunn, director internacional de PayPal Developer.

Los responsables de las normativas exigen una mayor transparencia y apertura, lo que está también impulsando una de las innovaciones más importantes. La colaboración con empresas fintech está reduciendo los costes de las normativas e impulsando el cumplimiento normativo. La empresa Open Gamma, con sede en Londres, por ejemplo, ayuda a las empresas de servicios financieros a gestionar los riesgos con transparencia, poniendo todos los cálculos y códigos a disposición de los usuarios.

Además del ahorro de costes, el sector está experimentando una gran explosión en el procesamiento y la analítica de datos, para que los responsables de las inversiones y sus clientes puedan acceder rápidamente a nuevas formas de información siempre que lo necesitan. Estos avances están impulsando a su vez innovaciones en ciberseguridad, como la mejora en la encriptación y otras formas de proteger los datos en tránsito y estacionarios.

El panorama de las inversiones ha cambiado. Ahora hay más inversores que nunca y están utilizando un amplio abanico de plataformas que les permiten acceder de forma sencilla y clara a sus inversiones. Probablemente, el ritmo de la innovación tecnológica se agilizará.

Por tanto, quien ignore fintech lo tendrá que hacer a su propio riesgo.

Beneficios sin precedentes

Valor de mercado previsto para el sector fintech

Según Accenture, el valor del sector fintech internacional se duplicará de aquí a 2018, hasta alcanzar los 8 mil millones de dólares.

Copyrights
Estos vídeos/artículos/infografías han sido creados
por CNBC Creative Solutions en colaboración con Dassault Systèmes.